La FIFA se lavó las manos y el caso Villa se resolverá en Argentina

0
152

La institución azul y oro había demandado al delantero colombiano por abandono de trabajo, a pesar de tener contrato vigente con el club. Le reclaman 5 millones de dólares. Ahora, define la Justicia argentina.

Luego de la fiesta Xeneize que se vivió el miércoles en La Bombonera, con la victoria de Boca 2 a 0 ante Central Córdoba, este jueves se conoció la resolución de FIFA en el caso de Boca contra Sebastián Villa, el delantero colombiano que abandonó el club, a pesar de tener contrato vigente.

La casa del fútbol mundial analizó el reclamo de Boca, que alega incumplimiento de contrato y el cese unilateral del mismo, que unía a Villa con el club, motivo por el que el Xeneize reclamaba un resarcimiento de 5 millones de dólares.

Sebastián Villa, en una de las jornadas del juicio en su contra.

Toda esta situación se generó cuando Villa fue imputado y enjuiciado por amenazas coactivas y lesiones leves hacia su ex pareja, que hizo que Jorge Almirón, el entonces entrenador de Boca, lo separara del plantel hasta que la situación se resolviera. 

Boca le permitió al jugador seguir entrenando en las instalaciones del club, pero no con el primer equipo, motivo que enojó al colombiano, que se declaró en libertad de acción y abandonó la Argentina, con rumbo a Colombia.

Luego, se lo vio entrenando en la Unión Deportiva Lanzarote, de la Tercera División de España. Sin embargo, el jugador fue más allá y viajó a Bulgaria, para firmar contrato con el Beroe Stara Zagora, valiéndose de su declaración de libertad de acción. 

Villa firmó con el Beroe Stara deBulgaria.

Ante esta situación, Boca inició acciones legales ante FIFA, ya que aseguran en las oficinas de La Bombonera, que esa actitud atentaba contra el vínculo laboral formal con la institución azul y oro, por lo que Boca reclamó ante la FIFA la liberación del cupo de extranjero que ocupaba Villa, un resarcimiento económico de U$S 5 millones y sanciones deportivas para el jugador. 

Ante este reclamo, meses después de haber sido presentado, la FIFA se declaró incompetente, argumentando que la demanda de Boca debe ser tratada en la Justicia laboral de Argentina.

Esta resolución cayó como un balde de agua fría en Boca, que todavía puede apelar la resolución ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS).